Acerca de

Acerca de

Nuestra filosofía es apostar por los “comics sin complejos”. Lo que se traduce en que vamos a publicar el tipo de historias que nos apasionan, que no son otras que las inscritas en el género de la fantasía, el terror, la ciencia ficción… (seguro que a más de uno le suena el nombre que hemos elegido, ligado a una de las películas de miedo más famosas de todos los tiempos)

Crecimos con este tipo de narraciones. Las que te transportan a mundos lejanos donde los protagonistas viven fantásticas aventuras. Las que hacen que te recorra un escalofrío por el cuerpo. Las que te descubren otras civilizaciones, amigas o enemigas, en galaxias inexploradas… Son los relatos que nos definen y nos sentimos orgullosos de ello. Además estamos convencidos de que no es algo aislado, que somos muchos los que en este país (y en el mundo entero) amamos esta clase de comics.

Aunque detrás de Karras hay todo un equipo de profesionales, es necesario destacar un nombre propio: el de El Torres (“Los fantasmas de Gaudí”, “Goya. Lo sublime terrible”) que es el gran impulsor del proyecto.

Conociendo este dato, es fácil deducir que buena parte del material que publicará Karras proviene directamente del sello Amigo, lo que se traduce en obras como “Ghost Wolf” (con guión del propio El Torres) o “La llamada del bosque de los suicidas”, la secuela de la historia creada por El Torres y Gabriel Hernández Walta, que en esta ocasión queda en manos de Desiree Bressend y Rubén Gil.

Pero Karras es mucho más que las obras de Amigo, lo que se traduce en algunas sorpresas como “The Barbarian King”, un Conan el Bárbaro basado directamente en los relatos originales de Robert E. Howard y creado por autores europeos como Massimo Rosi y Federico de Luca.

Así que ya sabes. Si te gustan las historias de espada y brujería, surcar los confines del universo, viajar hasta las profundidades del oceáno donde habitan monstruos milenarios y, en definitiva, dejar volar la imaginación, Karras es mucho más que tu editorial. Es tu nuevo hogar.

Todos los derechos reservados